Marx, Bolivar y Chávez

karl_marx.jpgsimon_bolivar.jpghugo1.jpg

Hugo Chavez sueña y se empeña (sólo él sabe el por que) en llevar a Venezuela a formulas ideológicas fracasadas, lease marxismo-leninismo, que plantean un ideal de voluntarismo, distribución “justa” de la riqueza, y un estado todopoderoso que controla la economía, la propiedad privada y toda la vida de un país. Por otro lado, el paracaidista con ínfulas de Mesías también se ayuda en su incontinencia verbal populista con varias palabrás comodín: revolución, pueblo, soberanía y Simón Bolívar, que no duda en usar y abusar hasta el cansancio. La primera para justificar cualquier actuación antisistema de las tantas que gobiernan esta república surrealista, y “Simón Bolivar” para adoctrinar casi tatuar en el conciente colectivo de una población que en un gran porcentaje sabe leer, escribir y poco más, sobre la evidencia de ser él, su lider, el heredero directo de el venezolano que liberó a su país del “yugo” colonial.

Pero sabrá Chavez realmente los pequeños detalles que él determina como la base de su movimiento?. Tan pequeños, como que si a algo se opuso el libertador Simón Bolívar fue a lo que él llamó la “guerra de colores” (razas) y a la guerra de las clases promovida por el español José Boves, pues estuvo a punto de quebrar la unidad de Venezuela, y que si embargo Chavez ha promovido y alimentado sin medir las consecuencias a futuro, pendiente únicamente de su permanencia en el poder.

Otro detalle es que el caudillo populista, busca apropiarse de la figura de Bolívar, viendolo como una especia de protorrevolucionario marxista, sin tomar en cuenta el infinito desprecio que Marx, en su carta a Engels, demostró por El Libertador y el rechazo que este último mostró a la guerra de clases y colores.

Aunque omite el hecho de que Bolívar colaboró con Petion para la liberación de los esclavos de Haití a cambio de armamento británico, Marx logra demostrar (para profundo pesar de los adoradores del Libertador) que las campañas castrenses emprendidas por Bolívar durante la Guerra de la Independencia fueron nada más un alarde de mediocridad estratégica financiada por capitalistas ingleses y por la propia corona británica en pos de dominar el vasto mercado americano que se dislocaba del decadente dominio español.

¿Un “español americano”?, Marx desmitifica con ruda acuciosidad el aura de genio militar que rodea a Bolívar y lo expone como un general calculador y cobarde al punto de calificarlo como “el Napoleón de las Retiradas” en alusión a recurrentes episodios donde Bolívar huye en plena batalla abandonando a sus soldados, como sucedió en agosto de 1814 durante un combate contra las tropas del realista Boves.

Y por si fuera poco, Marx le endilga a Bolívar el título de traidor, acusándole de haber participado en la entrega del independentista Francisco Miranda al tirano español Monteverde. De hecho, el caraqueño había iniciado su carrera militar (como buen hijo de colonos españoles de alta alcurnia) en las filas del ejército realista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s