Gastar hoy, a cambio de menos “libertad” en el futuro

absolut-capitalism.jpg

El modelo europeo, en el que conviven una economía libre de mercado junto a la garantía del estado (que sin intervenir en el funcionamiento económico) de un sistema de seguridad social que apuesta por una sanidad digna y al alcance de todos los ciudadanos, además de una reinversión de los impuestos (infraestructuras, transporte público, seguridad, pensiones, etc), todo esto, sumado a la democracia y el estado de derecho, se traduce en calidad de vida para la población. Europa ha demostrado ser, hasta ahora, la zona más exitosa del planeta, desde el punto de vista economico-social, aunque necesite algunas modificaciones para su sostenibilidad en el tiempo.

El tema es que el modelo capitalista del primer mundo, nos da tantas facilidades para consumir (dinero “barato” y plazos de pago en cómodas cuotas) que cuando nos damos cuenta vivimos muy bien (desde el punto de vista material), pero el precio de esto es que nuestra tranquilidad se ve, en muchas casos, alterada por muchos años.

De que sirve un endeudamiento fácil y caprichoso, que nos invitan a vivir por encima de nuestro nivel de vida, y a gastar hoy a costa de renunciar a una vida menos libre en el futuro. ¿No es mejor consumir en su justa medida, y así poder tener lo que queremos pero hasta el punto que no nos cree ansiedad y miedo a la insolvencia y a la posiblidad de futuro desempleo. Definitivamente el problema no está en el sistema, que no hace otra cosa que crear las bases para aumentar nuestro nivel de vida, sino más bien en los seres humanos, que no sabemos controlarnos y acudimos para complacernos en frases hechas como : “la vida son dos dias” o “mañana ya veré”.

Interesa, claro que si, que las economías crezcan de forma sostenible, vivir con libertades y en estados de derecho, de esto no hay duda, porque los países o esos lideres bananeros “salvadores de la sociedad” que culpan al capitalismo de todos los males, son precisamente los que no crean las codiciones necesarias para generar riqueza para luego realmente redistribuirla, sin un control exagerado del estado y permitiendole al individuo decidir y desarrollar el espíritu emprendedor, que lo incentivan y a la vez crean empleo y pagan impuestos.

En todo caso, si seguimos así nos estaremos hipotecando por varias generaciones y lo que en teoría creó un estado de bienestar en algún momento, se podría convertir en un gran lastre social. Tal vez tendremos que madurar con el tiempo en nuestro estilo de consumo para prosperar pero sin aumentar las visitas a los psicólogos y el número de infartos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s